jueves, 20 de septiembre de 2012

CHAKRAS Y ALIMENTACIÓN


Extraído del libro Guía práctica de los chakras, de Anodea Judith y Selene Vega.




La nutrición resulta un aspecto fundamental para el ser humano. A medida que la cultura y la conciencia prosiguen su evolución, nuestro estado físico cambiará también y, en consecuencia, deben cambiar nuestros hábitos alimentarios. No obstante, los que creen posible alcanzar la iluminación por la vía dietética tienen ante sí un camino largo y arduo.

La dieta correcta para la expansión de la  conciencia no puede prescribirse con carácter general para todos, sino que cada uno debe elegir la alimentación más idónea según sus necesidades y sus propósitos. Obviamente si eres un obrero de la construcción y pesas 90 kg, tus necesidades serán muy distintas de las de una secretaria que trabaja todo el día sentada en un despacho y pesa 45 kg.

Por lo común, suele recomendarse una dieta vegetariana con el fin de desarrollar la sensibilidad y elevar la conciencia a estados "superiores"; pero no es un régimen recomendable para todos, y puede resultar incluso perjudicial, si no se observa el debido equilibrio entre los nutrientes.

La comida tiene propiedades vibracionales básicas por encima y más allá de su valor como alimento. De tal manera que un plato amorosamente preparado por una persona de la familia resulta mucho más beneficioso que la elaboración hecha en un restaurante rápido por una persona que odia este trabajo. Además, los distintos tipos de alimentos tienen diferentes cualidades vibracionales que permiten definir correspondencias aproximadas con los distintos niveles chákricos:

PRIMER CHAKRA: carnes y proteínas.

De carne a carne, podríamos decir, con lo que se quiere dar a entender que es el más material de los alimentos que ingerimos. Su digestión es más laboriosa que la de casi todos los demás y, en consecuencia, el tránsito a través del aparato digestivo es más prolongado. Por esta razón, ocupa energías de la parte inferior del organismo y limita ligeramente o domina el flujo de energía hacia los chakras superiores. Las carnes y las proteínas favorecen la toma de fundamento, pero consumidas en exceso recargan el organismo, que acusa el exceso y alcanza con dificultad los estados de mayor ligereza que se asocian a los demás chakras.
Debe quedar claro que no es imprescindible consumir carnes para tener una buena base; por ejemplo, puesto que las proteínas son más esenciales para el tejido estructural asociado con el primer chakra, una dieta ovolactovegetariana, con aportación suficiente de proteínas, puede ser una comida "de fundamento" suficiente para contentar las necesidades de este centro.

SEGUNDO CHAKRA: los líquidos.


El segundo chakra tiene correspondencia con el agua y de ahí que apunte al consumo de líquidos. El paso de éstos a través del organismo es mucho más rápido que el de los sólidos; además, ayudan a limpiar el cuerpo y favorecen la evacuación de toxinas de los riñones. Los zumos de frutas y las infusiones de hierbas pueden colaborar a ese proceso de purificación. Una ingesta suficiente de líquidos es indispensable para la salud.

TERCER CHAKRA: las féculas.



Están destinadas a la conversión en energía, por lo que se relacionan con el fuego, elemento del tercer chakra. La harina de cereales integrales se asimila mejor que las harinas refinadas; otros alimentos energéticos de efecto rápido, como los azúcares simples, también estimulan y suministran energía, pero su uso prolongado disipa la salud del tercer chakra en general, así como la adición a estos nutrientes "energéticos" revela un desequilibrio de dicho chakra.

CUARTO CHAKRA: verduras y hortalizas.
Para este centro son esenciales los vegetales, producto de la fotosíntesis, un proceso que nuestro organismo no es capaz de realizar. Las plantas verdes captan la energía de la luz solar y además representan un equilibrio idóneo entre la tierra, el aire, el fuego (Sol) y el agua.
Las verduras son producto de procesos cósmicos y terrestres naturalmente equilibrados, no son ni yin ni yan en el sistema chino, lo que refleja la neutralidad y el equilibrio, característica de este cuarto chakra.

QUINTO CHAKRA: las frutas.


Se dice que la fruta es la parte más noble de la cadena trófica, porque cuando está madura cae al suelo y podemos comer de ella sin que sea necesario matar a nadie, ni siquiera se destruye la planta. Las  frutas son ricas en vitamina C y en azúcares naturales. Recorren el organismo en menos tiempo que ningún otro alimento sólido y dejan energía remanente libre para los chakras superiores.





1 comentario: