sábado, 23 de junio de 2012

POSTURA SOBRE LA CABEZA




El paro sobre la cabeza
El paro sobre la cabeza es una de las 12 Asanas (posturas) básicas, tal como lo enseñaba el Gurú de los Centros Sivananda de Yoga Vedanta.

Definición: Una Asana en la que se hace equilibrio en los codos, brazos y cabeza

Conocida como “La reina de las Asanas” por sus muchos beneficios, la postura sobre la cabeza es la primera de las 12 posturas y es considerada por muchos como una panacea para incontables enfermedades del hombre. El estar sentado o parado durante gran parte del día hace que la circulación se vuelva perezosa, por lo que el corazón tiene que trabajar más duro para poder bombear suficiente sangre hacia las regiones superiores del cuerpo. Normalmente, su corazón trabaja en contra de la gravedad; invirtiendo todo el cuerpo disminuye el esfuerzo del corazón y permite que una abundante provisión de sangre rica en oxígeno llegue a la cabeza y cerebro. Esta postura no es una asana avanzada; aun así, para comenzar puede ser conveniente practicar la postura del embrión y del delfín, progresando luego al paro sobre la cabeza.

Objetivo: Relajar y vigorizar todo el cuerpo.

Postura del embrión
Esta es otra postura de relajación, y es practicada antes del paro sobre la cabeza y otras asanas. Siéntese sobre los talones, luego lleve su cabeza hacia delante hasta tocar en el suelo. Mientras se encuentre en esta postura, descanse a efectos de prepararse mentalmente para el paro sobre la cabeza.


El delfín
El delfín fortalece la parte superior del cuerpo como preparación para el paro sobre la cabeza. Siéntese sobre los talones. Apoye sus codos en el suelo a la altura de los hombros y coloque sus brazos como se muestra. Estire las rodillas y párese sobre los dedos de los pies. Lleve su cuerpo hacia delante y hacia atrás. Haga 4 vueltas de 10 vaivenes, relajándose entre ellas.







Paso 1 – Brazos y manos
Siéntese sobre sus talones, luego sostenga ambos codos con las manos opuestas. Inclínese hacia delante y apoye los antebrazos en el suelo, directamente debajo de los hombros. Suelte sus codos y entrelace las manos.
Paso 2 – Cabeza abajo
Con sus brazos en la posición de trípode, arriba a la derecha, baje su cabeza de modo que la parte alta del cráneo toque el suelo y la parte posterior se encuentre entre sus manos. No haga movimientos abruptos. Proceda con los pasos siguientes lentamente.
Paso 3 – Sobre los dedos de sus pies
Dede la posición agachada con la cabeza descansando entre las manos, estire las rodillas y empuje sus caderas hacia arriba por encima de su cabeza. Una vez allí, manteniendo las piernas rectas, estírese bien sobre los dedos de los pies.
Paso 4 – Medio paro sobre la cabeza
Ahora flexione las rodillas llevándolas hacia el pecho. Arquee la espalda ligeramente tal como lo hace al estar parado; esto le permitirá balancear su cuerpo en la posición. No proceda a menos que pueda sostener esta posición por al menos 30 segundos sin sentir ninguna molestia.
Paso 5 – Rodillas hacia arriba
Con sus rodillas todavía flexionadas, comience a enderezar sus caderas. Lenta y cuidadosamente, eleve sus rodillas hasta que apunten directamente hacia el techo.
Paso 6 – Postura completa
Estire las rodillas y eleve sus pies hacia el techo. Soporte su peso presionando los codos contra el suelo. Al principio, mantenga el paro sobre la cabeza por 30 segundos; a medida que se vuelva más hábil en adoptar esta postura, gradualmente aumente el tiempo a 3 minutos. Siempre descienda antes de comenzar a sentir fatiga. Abandone la postura lentamente y con control (ver abajo). Cabeza en las manos: descanse la parte posterior de su cabeza contra sus manos. Relájese, respirando por la nariz.
Saliendo de la postura
Debería abandonar esta Asana con el mismo cuidado con el que entró en la misma. No se mueva brusca o rápidamente, o podría perder el control y caer.
- Flexione sus rodillas y bájelas
- Estire sus piernas. Lleve sus pies hacia el suelo, y luego baje las rodillas.
- Descienda el cuerpo de modo que sus glúteos se apoyen sobre los talones como en la pose del embrión.
- Finalmente, relaje sus manos y vuelva a la postura completa del embrión.
- No levante su cabeza de inmediato. Descanse por al menos un minuto.
- Relájese en la postura del cadáver antes de continuar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada